Posiciones Institucionales

  • La importancia de participar y votar

    Fecha - 08 / 11 / 2017
    La aprobación de la memoria y balance de la Femeca es un signo de la unidad de la entidad y de una gestión comprometida con los profesionales de la salud

    Por el Dr. Héctor Garín, presidente de la Federación Médica de la Capital Federal


    La consideración y posterior aprobación del Ejercicio Económico Financiero de una entidad pareciera constituir un hecho formal sin mayor trascendencia que dar cumplimiento a los requerimientos legales de los estatutos y normas vigentes.

    Sin embargo, es uno de los hechos más trascendentes para la vida de una organización ya que implica, junto a las elecciones de autoridades, el momento en el que se cristaliza la participación de quienes la integran, que tienen la posibilidad de convalidar o no la actuación de los dirigentes que conducen los destinos de la institución.

    A finales de octubre de este año, el Consejo Federal de la Femeca aprobó por unanimidad la memoria y balance presentada por la Junta Ejecutiva. Además, de haber contado con una importante cantidad de consejeros que emitieron su opinión, es importante destacar que todos apoyaron la gestión que ya desde hace unos años logró no solo equilibrar las cuentas y pagar parte de la deuda histórica que tiene la federación, sino también obtener un superávit.

    Como presidente de la Femeca, creo que es fundamental rendir cuentas ante nuestros asociados de todo lo realizado durante un año de trabajo. En el caso de una federación (que agrupa entidades primarias), los consejeros representan a las instituciones-miembro proporcionalmente de acuerdo a su número de afiliados. El Consejo Federal es la instancia de gobierno institucional más importante porque es la más representativa y es el ámbito donde los consejeros se expresan y participan.

    En alguna etapa de la historia de la Femeca aprobar la memoria y balance representaba un hecho muy conflictivo debido a que había luchas internas muy cruentas, Gracias al trabajo de los dirigentes, las diferencias políticas, los egoísmos personales, fueron dando paso a un gremio que se unificó detrás de dos objetivos claves: defender al médico como trabajador y fortalecer a la entidad.

    Hoy, podemos decir con orgullo que estamos bien, que progresamos, que equilibramos nuestras finanzas y que hemos dejado atrás diferencias en pos de la proyección de una institución que tiene el rol clave de representar, por medio de sus filiales, a los médicos y profesionales de la salud de la ciudad de Buenos Aires. La unidad, el dialogo, la participación, la gestión comprometida, nos identifican y nos impulsan a seguir creciendo.