Novedades

  • Fondo Nacional de Financiamiento de la Salud

    Fecha - 06 / 01 / 2012
    La Federación Médica Gremial de la Capital Federal (FEMECA), presenta un plan para mejorar el sistema de salud actual en la Argentina
    (fuente: Notifé)

    El sistema de salud de nuestro país se caracteriza por estar fuertemente fragmentado y desarticulado. La historia del formato actual del sistema, que se divide en el sector público, privado y el de las obras sociales, más el PAMI y las ART, entre otros subsectores, se remonta a la década del cuarenta del siglo pasado. En las actuales condiciones, los tres sectores tienen problemas de articulación para administrar de la mejor forma los recursos financieros y sanitarios, y en algunos casos, presentan serios problemas de financiamiento, lo que atenta contra el cuidado de la salud de amplios sectores de la población.

    Frente a esta situación, la propuesta de FEMECA es trazar un camino como para llegar en el mediano o largo plazo, a un sistema integrado de salud, con el objetivo de que los recursos lleguen de manera igualitaria en tiempo y forma a quien los necesita. Para el Dr. Jorge Iapichino, presidente de FEMECA, “toda esta fragmentación genera departamentos estancos, donde se toman decisiones en cada lugar de acuerdo a las necesidades de ese sector en particular, y no en su conjunto. No se toma a la salud como un sistema integrado, por eso existe una Ley de obras sociales, una Ley de diabetes, una Ley de obesidad etc.”

    Para Iapichino, el primer paso para integrar al sistema de salud es “la creación de un Fondo Nacional de Financiamiento de la Salud para la alta complejidad médica, la discapacidad y los medicamentos de alto costo y baja incidencia, conocidas estas como enfermedades catastróficas, que es como define la Organización Mundial de la Salud, a las enfermedades cuyo tratamiento tienen un costo directo, igual o superior, al 40% del ingreso del hogar del paciente afectado. En general, estas patologías, en parte, se expresan en el subsector privado en elevados co-pagos y altos gastos de bolsillo, mientras que en el sector público generan colas, restricciones, aumento de gastos, en detrimento de otras acciones de salud. Y en todos los subsectores, el tratamiento de estas dolencias provoca un aumento de los insumos, los conflictos y la pérdida en la calidad de atención, además de comprometer seriamente el financiamiento de las instituciones de salud, tanto públicas como privadas.


    Junta Ejecutiva de FEMECA

    Para el presidente de FEMECA, “la creación de este Fondo para atender a este tipo de enfermedades, sería una medida inicial para llegar a un sistema integrado de salud, junto al sector de la seguridad social, el sector público y el privado, dentro de una política de Estado en salud.” El Dr. Iapichino destaca la importancia de una política en este sentido, porque “para cambiar el sistema de salud necesitamos políticas que tengan sustentabilidad a través del tiempo, por lo que precisamos un debate que genere consenso, porque sin él, no existen políticas sustentables”. El Dr. Rafael Moscona, secretario de relaciones Institucionales de FEMECA, destaca que “lo que nos interesa como entidad gremial, es la sustentabilidad del trabajo médico en los tres sistemas actuales de salud, por eso queremos apuntar a un sistema integrado, con igualdad de oportunidades y accesibilidad.” Para Moscona, “ningún sistema de salud en Argentina puede estar bien económicamente si tiene que financiar las llamadas enfermedades catastróficas.” Para el secretario de Relaciones Institucionales de FEMECA, en la situación actual del sistema de salud, “el Estado interviene sólo con parte del financiamiento a estas patologías, y de esta forma desfinancia a las instituciones y provoca que los beneficiarios no consigan las respuestas a su salud en tiempo y forma. Por eso proponemos un sistema de financiamiento que acuda en apoyo por igual a los tres sectores: el de la seguridad social, el público y el privado.”

    Para llevarlo a cabo, el Dr. Iapichino explica que “este Fondo se haría en conjunto entre el Estado, el sector privado, la seguridad social, las cámaras de clínicas y sanatorios y los laboratorios. Y para conformarlo, habría que definir primero las patologías de alto riesgo a cubrir, como así también las prestaciones básicas para los discapacitados que fija la Ley 24901.”

    Para el Dr. Iapichino, “con este Fondo de Financiamiento de la Salud, administrado por el Estado y los representantes de cada uno de los sectores, se puede lograr un acceso universal e igualitario a la salud, en las patologías más complejas y ante los problemas sanitarios más graves. Y también los profesionales del sector podrían llegar a tener una mejor remuneración y superiores condiciones de trabajo.” El presidente de FEMECA subraya que “el dinero para este fondo lo aportarían todos los sectores de la salud, con un porcentaje a definir. De esta forma se articularía el sector público con el privado, en lo que podría ser el inicio de un proceso de integración del sistema de salud argentino.”

    En este sentido, el Dr. Moscona afirma que “el Estado sería el garante judicial y el responsable de que la prestación sea pagada y brindada en tiempo y forma al beneficiario”, y subraya que con el funcionamiento de este Fondo, “es de esperar que el desfinanciamiento en el sistema de salud desaparezca.”


    Funcionamiento

    En el proyecto de FEMECA, el Fondo Nacional de Financiamiento de la Salud se convertiría en un órgano dentro del Ministerio de Salud, y se integraría dentro de lo que es hoy la Superintendencia de Servicios de Salud, reemplazando al APE (Administración de Programas Especiales), al tener atribuciones mucho más amplias. El APE en la actualidad funciona por reintegro, es decir que primero se hace la prestación, que pagan las instituciones y después se pide ese reintegro al APE. El Dr. Jorge Iapichino explica que el Fondo Nacional de Salud funcionaría de una forma distinta, “todos los sectores aportarían a este Fondo, y las prestaciones se brindarían a través se él con los prestadores que estén acreditados en él. De esta forma cualquier paciente, sea del sector público, del sector de la medicina prepaga o las obras sociales, cuando sufra alguna de las enfermedades contempladas, se acerca al Fondo y ahí le indican los centros habilitados que brindarían la prestación. Esos centros luego le van facturar al Fondo y este va auditarlos para que las prestaciones sean las que corresponden a la patología que el paciente tiene.” Iapichino subraya que al ser “el Estado a través de este Fondo el que pagaría la prestación, en este tipo de enfermedades toda la población accedería a una medicina igualitaria, porque no importa si uno paga la medicina prepaga más cara o es del municipio más pobre.”

    Para el Dr. Moscona, “esto le daría un margen de previsibilidad a las empresas de medicina prepaga, a las obras sociales y a las instituciones estatales. Es como sacar un seguro de alta complejidad, pero con este Fondo avanzamos un poco más, porque sería un Fondo para estas patologías dentro del propio Estado.” Para el Dr. Iapichino, “con el funcionamiento de este Fondo se acotan los márgenes que puede haber de corrupción, porque al tener dentro del Estado el manejo de la alta complejidad y de los medicamentos de alto costo y baja incidencia, es el Estado el que compraría desde un solo lugar.”

    El Dr. Antonio Di Nanno, secretario general de FEMECA, resalta que en la Federación, “creemos que este proyecto es un paso superador, porque si comenzamos a transitar un camino hacia un sistema integrado de salud, va a ser por el bien de todos. Esta es nuestra propuesta y la ponemos a debatir, también aceptamos ideas superadoras o situaciones que la hagan más eficiente.”

    El Dr. Iapichino concluye que la idea de FEMECA, “es primero integrar a estos sectores en el Fondo Nacional de Financiamiento de la Salud, y después que los partidos políticos adopten esta transformación como una política de Estado, para que si el día de mañana llega al gobierno otro partido político, siga el mismo plan.”


    ¿Qué es un sistema de salud?

    Un sistema de salud está conformado por el conjunto de recursos (humanos, financieros, biotecnológicos y estructurales), cuyas acciones están dirigidas prioritariamente a mantener y restablecer la salud de las personas.También es parte del sistema económico que incluye todas las unidades mercantiles involucradas en la producción, consumo y distribución de bienes y servicios orientados hacia la atención de la salud.


    ¿Cómo está dividido el sistema de salud en Argentina?

    El sistema de salud de nuestro país está conformado fundamentalmente por tres subsectores: el público, el privado y el de la seguridad social (obras sociales).


    Breve reseña de los tres subsectores más importantes en los que se divide el sistema de salud en Argentina


    Subsector Público

    Está compuesto por el Ministerio de Salud de la Nación y los 24 ministerios de salud provinciales (o equivalentes) y sus organismos dependientes centralizados o descentralizados. También forman parte de este subsector otros organismos públicos que realizan acciones vinculadas a la atención de salud, aunque dependan jerárquicamente de otras áreas de gobierno como el programa de atención de la salud para beneficiarios de pensiones no contributivas.

    Sin embargo, dadas las características del sistema federal del país, los gobiernos provinciales cuentan con autonomía en materia de políticas de salud. A su vez, los municipios tienen a su cargo la ejecución de programas y administración de servicios en su órbita, difiriendo entre jurisdicciones la magnitud de su intervención. Brinda cobertura a aproximadamente 17 millones de personas (Ministerio de Salud, 2006).


    Seguridad social

    Está conformado por las Obras sociales nacionales, provinciales y el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (PAMI). El subsistema de obras sociales nacionales (regido por la Ley 23660) brinda cobertura de atención médica a todos los trabajadores en relación de dependencia y a sus familiares directos. Además, pueden destinar fondos para otorgar otras prestaciones sociales, como lo es el turismo social o la capacitación. Las obras sociales administran los fondos de seguro que provienen de la recaudación de aportes y contribuciones de empleados y empleadores. Brinda cobertura a aproximadamente 15 millones de personas (Ministerio de Salud, 2006).


    Subsector privado

    Desde el punto de vista del financiamiento, está constituido por las empresas y las instituciones sin fines de lucro como financiadores directos; y por las administradoras de fondos de seguro voluntario, comúnmente llamadas empresas de medicina prepaga, como financiadores intermedios. Finalmente existe una amplia oferta de servicios de prestadores privados, conformada por profesionales de la salud en sus consultorios particulares, clínicas y sanatorios con o sin fines de lucro e instituciones que prestan servicios de diagnóstico y tratamiento de emergencia. Este sector brinda cobertura a aproximadamente 3,5 millones de personas (Ministerio de Salud 2006).