Novedades

  • Femeca se opone a la teleconsulta

    Fecha - 21 / 11 / 2019
    En una nota enviada al presidente de la Comisión de Salud del Senado de la Nación, Dr. Mario Fiad, la Femeca deja bien clara su postura frente al uso de la telemedicina. Reproducimos el texto completo del escrito



    Buenos Aires, 19 de noviembre de 2019


    Señor Presidente de la Comisión de Salud

    del H. Senado de la Nación

    Senador Mario Fiad


    Nos dirigimos a Ud. a efectos de dejar constancia – en apretada síntesis – de la posición de esta Federación Médica Gremial de la Capital Federal, respecto de la posible regulación legal de la denominada Telemedicina.-

    El concepto de Telemedicina o Telesalud engloba diversas y muy diferentes modalidades, algunas de ellas, sin duda, constituyen un uso virtuoso de la tecnología de comunicación:

    En tanto se trate de una interacción entre profesionales, equipos de profesionales y/o un agente sanitario en aquellos lugares apartados donde no se cuente con un profesional médico especializado, a fin de intercambiar opiniones para colaborar en el proceso de diagnóstico y tratamiento de los pacientes, la Federación Médica apoya el desarrollo de esta nueva modalidad de asistencia remota dirigida a beneficiar equitativamente a los habitantes de las zonas rurales alejadas de los principales centros urbanos, como una manera de achicar las brechas de desigualdad en la distribución de los servicios de salud, que siguen siendo responsabilidad del Estado Nacional.

    Del mismo modo, esta Federación apoya la utilización de las TIC para las otras aplicaciones de la Telemedicina, cuales son la Televigilancia o Telemonitoreo de pacientes crónicos, la Teleeducación (videoconferencias, etc.) y la Telegestión para el control de ejecución de los planes sanitarios en los diversos sistemas efectores periféricos.

    En cambio, esta Federación Médica se opone rotunda y firmemente a la llamada “Teleconsulta”, es decir interacción virtual directa entre un paciente y un profesional. Esta oposición se fundamenta en las siguientes consideraciones:

    El ejercicio de la medicina se denomina “arte de curar” y la buena práxis médica es aquella que se ajusta a las reglas del arte de curar. Los médicos ejercemos la profesión en base a las pautas de buen ejercicio profesional que se enseñan en las universidades y en los criterios y técnicas que la ciencia médica establece como estándares de calidad pacífica y generalmente aceptados.-

    Un aspecto esencial de la consulta médica es la amnesis o interrogatorio del paciente y el examen físico, que configuran lo que se denomina semiología clínica y es la disciplina clave para realizar un diagnóstico certero. Este contacto interpersonal entre el paciente y el médico no es susceptible de ser realizado a distancia, ya que es imposible efectuar el examen clínico.-

    Un incorrecto examen clínico del paciente puede llevar a errores de diagnóstico y consecuentemente genera una situación de potencial peligro para el paciente y también de compromiso de la responsabilidad profesional del médico.-

    Por lo tanto una consulta realizada sin posibilidad de examen médico, es una consulta que se realiza en violación a las reglas del arte de curar.-

    Podemos discutir en teoría si estamos frente a un acto médico o frente a un acto médico incompleto, peo lo que es seguro es que sin la posibilidad de un examen físico a realizar por el médico sobre el paciente, no estaremos realizando una consulta médica conforme las técnicas médicas universalmente aceptadas, es decir conforme las reglas del arte de curar.-

    Este es el aspecto central de nuestra firme oposición a la introducción por vía legal de la “teleconsulta”, porque no será una consulta médica ejercida conforme las reglas del arte de curar. A ello podemos agregar otras múltiples consideraciones, como su innecesariedad en centros urbanos con fácil accesibilidad del paciente a un médico del sector público o privado, o el posible interés de sectores particulares de disminuir costos con este tipo de prácticas.

    La prohibición ética de la teleconsulta está contemplada en el art. 115 del Código de Etica de la Confederación Médica de la República Argentina, entidad a la que esta Federación se encuentra adherida.-

    Destacamos que en su declaración sobre la ética de la telemedicina, durante la 69° Asamblea General, Reykjavik Islandia, octubre de 2018, la Asociación Médica Mundial afirmó también que “El médico no debe utilizar la telemedicina si infringe el marco legal o ético del país”.-

    En este contexto no debe perderse de vista que el médico se inserta en un sistema de trabajo establecido (financiadores privados, obras sociales, cobertura estatal) y que es responsabilidad de los legisladores de impedir la imposición de formas de trabajo que vulneran elementales principios éticos y legales de ejercicio profesional.-

    Creemos que se debe evitar introducir modalidades de atención que importarán una precarización del ejercicio profesional, una deshumanización de la relación médico paciente y una disminución de la calidad de atención médica con serio riesgo para la salud de la población.-

    Saludamos a Ud. muy atentamente.-


    Junta Ejecutiva Femeca