Novedades

  • Acto por el Día del Médico

    En el marco de la celebración del Día del Médico, organizado por la Federación Médica Gremial de la Capital Federal (Femeca) el 4 de diciembre en Parque Norte, su presidente Dr. Héctor Garín instó a la unión gremial de los médicos para luchar en contra del avasallamiento al trabajo profesional que se ejerce desde los ámbitos legislativos y empresarios. El dirigente también se desempeña como secretario General de la Asociación de Médicos de la Actividad Privada

    Garín realizó un recorrido por las diferentes iniciativas que invaden y/o borran las incumbencias médicas: “Primero la ley de prepagas fortaleció a cinco grandes empresas en desmedro de las entidades pequeñas, como las gremiales que no persiguen fines de lucro; después fue el turno de la Ley de Salud Mental: los legisladores por una supuesta cuestión “progresista” quisieron favorecer a otros profesionales mientras degradaron el trabajo del médico. ¿Qué pasó? Nunca se pudo poner en práctica porque hay tareas en las que la responsabilidad siempre es del médico. Luego fue la ley de obstétricas en la provincia de Buenos Aires que creaba nuevas funciones para ellas como la realización de pequeñas cirugías, la habilitación para medicar o hacer estudios a los pacientes; y recientemente, una ley bonaerense que habilita a los paramédicos a realizar tareas del médico”. “En los fundamentos de esta última normativa, se dice que no hay médicos para cubrir los cargos en la ambulancias. Médicos hay, lo que hay que hacer es pagarles como corresponde”, agregó Garín.




    En relación a las iniciativas que avanzan contra las atribuciones médicas, el dirigente señaló: “Esto no ocurre con otro tipo de actividades. Por ejemplo, en el país faltan ingenieros pontoneros; siguiendo este criterio, me podrían convocar a mí porque tengo mucha experiencia en cruzar puentes para, también, construirlos. Que los legisladores entiendan que es eso lo que pretenden hacer con nuestra profesión: habilitar a personas vinculadas con la medicina pero que no son médicos y no pueden cumplir nuestra tarea. Que lo sepan y carguen con su responsabilidad, también atentan contra la salud de la población. Nosotros como gremialistas defendemos a los médicos pero también a los pacientes, porque este ha sido nuestro objetivo cuando decidimos estudiar medicina”.

    En otro tramo de su discurso, el Dr. Garín señaló: “La telemedicina se ha sumado para profundizar la precarización laboral del médico. La atención telefónica de pacientes que las prepagas difunden como la panacea de la relación médico-paciente, lo único que hace es debilitar el vínculo. Y además, tiene un único objetivo: aumentar el negocio de las empresas de salud. Parte del negocio de la salud, es siempre ganar más dinero, y ese el objetivo de esta nueva modalidad de atención”.

    “Pero hay algo más y es también muy grave, en los contratos laborales de las formas de atención médica telefónica las empresas pretenden desentenderse de toda obligación. Dicen que los médicos son profesionales independientes y directamente responsables del servicio que brindan. Además, se señala que las instituciones sanitarias no ofrecen garantía al paciente de la atención, consejo o indicación médica que reciba el paciente ni de las consecuencias que esto genere”, enfatizó Garín.

    Ante este complejo escenario, el dirigente gremial resaltó el valor de la unidad del gremio médico: “La fuerza que da la unión de todas las entidades médico-gremiales nos permitirá dar batalla. No es momento de bajar los brazos sino de subir la cabeza y defender nuestro rol en la sociedad”.

    Por último, Héctor Garín, planteó una situación hipotética: “¿Qué pasaría si los médicos no trabajáramos durante un mes como se hace en la Justicia? ¿Qué pasaría si se impusiera la feria médica y solo se atendieran las urgencias? Sabemos, que no podemos hacerlo y no queremos hacerlo. Pero si comenzamos a decirlo, si logramos que los empresarios, las autoridades y los pacientes comiencen a pensar en un mes sin médicos, y a imaginarse qué sucedería si eso fuera una realidad, quizás, así se revalorarice nuestro rol y se dejé de atacar nuestra profesión y de degradarnos a nosotros, los médicos”.