Novedades

  • Avances para la creación de un Fondo nacional de financiamiento

    Fecha - 30 / 10 / 2014
    El Dr. Rafael Moscona brindó precisiones del mismo.
     

    Se trata de una iniciativa de Femeca para el abordaje de enfermedades catastróficas, medicamentos de alto costo y discapacidad, en un principio, para las entidades financiadoras y prestadoras que conforman el subsector de Medicina Prepaga.

     

    Estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) reportan que en el 2008, en 193 países adscritos al sistema de Naciones Unidas, murieron 36 millones de personas por “enfermedades catastróficas”. Entonces, “la realidad nos plantea la necesidad urgente de exigir y crear las condiciones necesarias para una reingeniería del sistema de salud, particularmente cuando está relacionado con las enfermedades de alta complejidad”, explicó el Dr. Rafael Moscona.

     

    Contexto nacional

    La realidad socio-económica-política que vive la Argentina, con altos índices de inflación, conflictos sindicales, caída de la actividad industrial y empobrecimiento de la población, sumado a la inestabilidad política que se genera ante el hecho de elecciones presidenciales, provinciales y legislativas que se llevarán a cabo el año próximo, es de prever que se profundicen  y  que se consoliden las diferencias observadas.

     

    Propuesta de Femeca

    Ante este escenario, “desde Femeca nos planteamos la oportunidad y la necesidad de elaborar un documento de consenso destinado a analizar y modificar los rasgos predominantes del Sector Salud, así como la orientación de las decisiones que deberían adoptarse mediante la segura y efectiva participación de los actores que hacen al Sistema de Salud Argentino”, especificó el Dr. Moscona.

    “Estamos convencidos de que la forma de paliar esta situación es conformando, tal como lo han hecho otros países, un FONDO NACIONAL PARA EL FINANCIAMIENTO DE ENFERMEDADES CATASTRÓFICAS y DISCAPACIDAD (FONAECYD), en principio para las entidades financiadoras y prestadoras que conforman el subsector de Medicina Prepaga; con la intención de a mediano plazo ir incorporando y conformando en este Fondo los otros subsectores que integran y definen  el Sistema de Salud Argentino”, explicó.

    El proyecto postula que el listado de enfermedades Catastróficas se integre al FONAECYD en forma gradual, definiendo por prioridad y mediante la protocolización y normatización de las mismas.

    “Sólo podemos atrevernos a aproximarnos a la posibilidad de “éxito” en la medida en que el fondo tenga características nacionales y asegure aportes desde  el subsector financiador que componen, para esta primera etapa, los integrantes de la Medicina Privada”, aclaró.

    A los fines de estudiar la viabilidad y factibilidad del FONAECYD, el documento de la Federación Médica Gremial de la Capital Federal propone la constitución de una COMISIÓN COORDINADORA, la que deberá estar conformada por un integrante del Estado (quien ejercerá a su vez la Dirección de la misma), dos representantes de la Medicina Prepaga; (uno por las entidades sin fines de lucro y/o con menos de 10.000 beneficiarios, y otro por las entidades con fines de lucro y/o con más de 10.000 beneficiarios); un representante de la Industria farmacéutica; un representante de Clínicas y Sanatorios; un representante de las empresas de Diagnóstico y Tratamiento médico; y un representante por las entidades sindicales que representan a los trabajadores de la salud.

     Al mismo tiempo, el Dr. Moscona aclaró que “la dinámica actual para el financiamiento de las prestaciones es por el principio “pague primero y reclame después”.

    La mayoría de las prestaciones para las enfermedades definidas para integrar el FONAECYD, están reconocidas por la Superintendencia de Servicios de Salud (entidad estatal de regulación del sistema), como pasibles de ser “reintegradas”.  

    “En la medida que la responsabilidad primaria ante los beneficiarios de responder ante las necesidades de atención de la salud de los mismos le corresponde a las Obras Sociales y a las entidades de Medicina Prepaga, la demora por parte de la entidad estatal reguladora para el reintegro remunerativo de lo erogado por las entidades financiadoras, ponen en riesgo no sólo la posibilidad de que las prestaciones sean ofrecidas en tiempo y forma, sino que también generan instancias legales como los amparos judiciales u otras instancias legales, obligando a dar la prestación sin tener en cuenta  su capacidad financiera coyuntural, generando posibilidades ciertas de “quiebra” y cierre, en especial de las entidades financiadoras de Medicina Privada, con la consecuente  desprotección de grandes porcentajes de población asistida, y de pérdida de puestos de trabajo en toda el área de recursos humanos que conforman el equipo de salud”, postula el proyecto.

    Por último, Moscona destacó que “si bien esta iniciativa de Femeca es sólo la voluntad de poner el tema en la mesa de discusión y lograr un consenso amplio para la solución del mismo, estamos fuertemente convencidos que sólo podrá lograrse conformando un “FONDO NACIONAL” de financiamiento, donde el Estado no sólo deberá regirlo, por medio de una Comisión Coordinadora, sino que además deberá ser el garante legal de que las prestaciones se efectúen, en tiempo y forma,  conforme las necesidades de los pacientes”.