Novedades

  • “Debemos fortalecer la conformación de las comisiones de CYMAT en los CCT”

    Fecha - 15 / 09 / 2014
    Por la Dra. Cristina Rosales, Secretaria Gremial de Femeca.

    Antiguamente, y hasta hace no demasiado tiempo, el médico basaba su trabajo principalmente en el hospital público asociado a la labor asistencial en consultorio particular. Luego, su consultorio pasó a ser un prestador de obras sociales y/o empresas de medicina prepaga. En la actualidad, el médico cumple una extensa jornada laboral con el agregado de que la misma se encuentra fraccionada en dos o tres empleos diferentes, y por ende, bajo diversos empleadores. De esta forma, la cantidad de pacientes que asiste ha aumentado, pero el pago al médico se ve ampliamente dilatado en el tiempo y con remuneraciones decrecientes. Cada vez más médicos realizan jornadas de guardias en instituciones o en ambulancias, que no cuentan con las condiciones de trabajo adecuadas. No sólo se trabaja hoy en deficientes condiciones laborales y salariales, sino que se ve profundizado por la creciente aparición de demandas judiciales y por la violencia que impacta sobre quienes debemos y queremos cuidar la salud de la población. Toda esta problemática afecta a la salud de los profesionales, con un aumento paulatino y sostenido de patologías cardíacas, stress, síndrome de burn out. Una línea de acción Los gremios podemos hacer que se respeten las condiciones laborales a través de la conformación de las comisiones de CYMAT en los convenios colectivos de trabajo que se firman con el sector patronal y/o empresarial. Para ello no se debe simplemente firmar el convenio, sino controlar que se cumpla todo lo establecido. El principal problema es que, sistemáticamente, no se cumplen algunos de los considerandos pautados en los convenios. Somos los profesionales de cada institución los que debemos informar al gremio sobre todas las irregularidades que se observan en sus ámbitos laborales para que, de esa forma y a través de las estructurales gremiales de cada establecimiento de Femeca, se pueda exigir el cumplimiento de las mismas a través del diálogo y de la demanda. De esta forma, se podrá denunciar y solicitar las inspecciones pertinentes ante el Ministerio de Trabajo. Lamentablemente, persiste aún el trabajo profesional “no registrado” en diferentes modalidades, con lo cual se nos restringen los derechos convenidos por las leyes laborales, tales como licencia anual ordinaria remunerada, aguinaldos, licencias especiales, etc. Resulta imprescindible que los profesionales entendamos que somos trabajadores de la salud, y por ende, gozamos de los derechos y obligaciones que fija la legislación laboral en sus diferentes formas. Esta forma de anárquica de trabajar, las inadecuadas condiciones laborales y las remuneraciones insuficientes de acuerdo a la función ejercida llevan a que los profesionales jóvenes se encuentren abrumados ni bien comienzan con la tarea asistencial. Por lo cual, los profesionales reunidos en asociaciones gremiales y conformando filiales de Femeca debemos recuperar el espíritu que conlleva nuestras profesiones, unidos a una irrenunciable lucha por el respeto de nuestra tarea, jerarquización de nuestras responsabilidades y necesidades. Nuestro trabajo de cara al futuro se basa en lograr una importante cohesión de los profesionales de la salud en el marco de tan variadas formas de contratación, exigiendo la firma y el cumplimiento de convenios colectivos de trabajo, reconociéndose la importancia de la actividad docente y de investigación para poder mejorar nuestra situación laboral, y así, finalmente, favorecer la calidad de atención de los pacientes.