Novedades

  • Más diálogo para más salud

    Fecha - 04 / 12 / 2013
    En el marco del Día del Médico, el Dr. Jorge Iapichino manifestó la necesidad de generar mayores espacios de diálogo para los médicos.
    Entrevistamos al presidente de la Federación Médica Gremial de la Capital Federal (FEMECA), Dr. Jorge Iapichino, quien se refirió a la situación actual de los médicos, “que arrastran problemas desde hace mucho tiempo, como la epidemia de los juicios por mala praxis, la mayoría de las veces injustos y los bajos salarios a los que le sumamos el deterioro constante de las condiciones laborales”. A su vez, el presidente de FEMECA se refirió a un tema que preocupa y mucho a la comunidad médica, como lo es el de la violencia cada vez mayor que sufren los profesionales. Para Iapichino, “a la violencia hacia los médicos ejercida por los pacientes o sus familiares, se suma la violencia del Estado y de algunos empleadores, que persisten en prácticas ilegales, como el empleo no registrado, que es otra forma de maltrato laboral. Todo esto genera una espiral de agresiones que desalienta a los profesionales y explica la carencia de médicos de guardia en determinados nosocomios, así como especialistas en terapia intensiva. Esto no sabemos dónde puede terminar. De seguir este camino las consecuencias serán siempre negativas, tanto para los profesionales como para la población.” A este respecto, el dirigente de los médicos subrayó que “desde la Federación Médica hemos propuesto reunirnos con las autoridades, porque no podemos tolerar que los médicos sean maltratados en las guardias, en los consultorios y en ninguna otra parte. Estamos dispuestos a dialogar y a buscar el consenso con las autoridades, si es que ellos quieren hacerlo, porque a veces el “diálogo” se utiliza como un slogan de campaña, y luego en la práctica no existe, y los problemas no se resuelven o se solucionan de manera unilateral, generando más problemas a los ya existentes. Las soluciones las encontramos entre todos o no las encuentra nadie”, afirmó Iapichino.

    ¿Cómo ve al sistema de salud hoy?
    Los tres sistemas, el público, el privado y el de la seguridad social, están aquejados desde hace mucho tiempo por problemas de financiamiento, específicamente por el asedio de los altos costos de los nuevos tratamientos y el alto precio de algunos medicamentos para ciertas patologías. Solucionar este gran problema del sistema de salud argentino no es tarea fácil, pero una solución hay que encontrarle, porque está en juego la salud de la población y miles de puestos de trabajo. La Federación Médica Gremial de la Capital Federal ha presentado un camino posible con la idea de integrar a los tres subsistemas de salud a través de la conformación de un Fondo Nacional de Financiamiento de la Salud, que aliviaría la situación económica del sistema sanitario argentino en su conjunto, y liberaría los fondos necesarios para recomponer el salario médico, la incorporación de nuevas tecnologías y el mejoramiento de las condiciones de trabajo, pero hasta el momento no hemos recibido ninguna respuesta. Nuestro sistema de salud necesita ir hacia un modelo superador, más igualitario y accesible. El proyecto está, existe, se puede discutir y debatir incluso para mejorarlo, pero falta ese debate necesario entre todos los actores del sistema y la voluntad política de llevarlo a la práctica.

    ¿Cómo es la situación del trabajo médico en negro?
    Lamentablemente, a pesar de los avances de estos últimos años, el trabajo médico en negro o precario, sigue siendo un problema en el sector público y el privado. En este último, existen algunas instituciones que todavía se resisten a regularizar a sus trabajadores, no tomando en cuenta que el trabajo en negro resiente la calidad de atención y es violento. La buena noticia es que en el último año muchos empleadores han tomado conciencia de las ventajas de regularizar esta situación y han comenzado a cumplir la ley. En el sector público existe una contratación precarizada de miles de trabajadores, pero las autoridades a través de resoluciones arbitrarias, cada tanto los eliminan, no llaman a concurso, ni nombran a profesionales con estabilidad. El resultado es que se termina la contratación precaria y desaparecen o se resienten cientos de servicios y programas en hospitales y centros de salud. No se puede combatir el trabajo precario eliminando el trabajo. Además, es un disparate que limita el acceso a la salud del sector más necesitado de la población.

    ¿Por dónde se puede empezar para mejorar la situación de los médicos en general?
    La única solución a las deficiencias del actual sistema de salud sólo la puede dar la Política a través del diálogo con todos los sectores implicados. Para tener un sistema de salud viable en lo económico, justo con los trabajadores y equitativo, accesible y solidario con la población, se necesitan hoy más que nunca espacios de diálogo y debate, para crear una política de Estado en salud. Recién a partir de ahí los médicos vamos a poder tener un mayor desarrollo profesional y apreciar mejoras en nuestro trabajo, que no es otro que el de servir para una mejor salud de la población.

    Por Luciano Giusti.

    Link Externo: http://notife.blogspot.com.ar/2013/12/mas-dialogo-para-mas-salud.html?m=1