Noticias gremiales

  • "La Argentina debe contar con un Ministerio de Salud"

    Fecha - 23 / 01 / 2019
    Posición institucional ante la degradación del Ministerio de Salud y el recorte presupuestario en el área

    El recrudecimiento de enfermedades infectocontagiosas en nuestro país está vinculado con la degradación del Ministerio de Salud y el recorte presupuestario en esta área clave.


    En septiembre del año pasado, la Femeca expresó su oposición a la degradación del Ministerio de Salud en secretaría. Por otro lado,  advirtió sobre los riesgos que esta decisión podría tener sobre la salud de la población.


    Hoy es necesaro remarcar que el Estado nunca debe abandonar sus funciones en programas vinculados a inmunización, controles epidemiológicos y programas de prevención, todos aspectos en la actualidad descuidados. Desde la Femeca pedimos  a las autoridades que tomen las medidas necesarias y den al sector salud el presupuesto y el posicionamiento que este derecho humano fundamental merece.


    El recorte presupuestario ha impactado fuertemente sobre todo en sectores como prevención y promoción de la salud, es decir, la atención primaria de la salud. Las áreas más afectadas son la de prevención y control de enfermedades tropicales, con el riesgo de epidemias que conlleva, la detección del VIH y de las enfermedades de transmisión sexual y la capacitación de profesionales.


    La relación entre degradación del ministerio y achique presupuestario es directa con la situación que se vive hoy: se han registrado once muertes por hantavirus en el sur del país, a los que se suman casos autóctonos en otras regiones. También, han aumentado los afectados por rabia, sífilis y tuberculosis. Con respecto a esta última enfermedad, en los hospitales públicos se han dado casos entre médicos, lo que muestra la dimensión del problema.


    Para que un país crezca y se desarrole, entre sus prioridades debe estar garantizar a su población el acceso a la salud y para tal fin requiere de estamentos gubernamentales jerarquizados con recursos y presupuestos adecuados, que tengan la capacidad de implementar políticas públicas.


    Nuestro país debe contar con un Ministerio de Salud. Claramente, no se trata solo de un cambio nominal como han pretendido hacer creer algunos funcionarios. Sino que esta desjerarquización implica cambios sustanciales: el secretario de Salud pierde autonomía en toma decisiones e independencia en la asignación de partidas presupuestarias.


    La Femeca pide a las autoridades que establezcan y sostengan en el tiempo programas de salud y prevención de enfermedades;  que coloquen a la salud como una política de Estado, ya que si esto no se garantiza se seguirá profundizando el impacto negativo sobre la salud de la población.