Noticias gremiales

  • No al vaciamiento del Hospital Posadas

    Fecha - 13 / 09 / 2018
    HOSPITAL POSADAS. No a los despido, el achique del Estado y la precarización laboral

     La Federación Médica de la Capital Federal manifiesta su preocupación por el despido de profesionales de la salud del sector público sin causa, lo que viola el Decreto Ley 22212/45 que establece que es obligatorio realizar un sumario previo.

    Los despidos que se sucedieron en el Hospital Posadas de forma inconsulta han llevado a la desarticulación de algunos servicios muy importantes y de prestigiosa trayectoria. Esta grave situación se profundiza en el contexto en el cual el Ministerio de Salud fue degradado a la categoría de Secretaría.

    El “achique” del Estado sumado a la precarización laboral de los profesionales de la salud, se constituyó en una fórmula cuyo único resultado previsible es el cese de la atención de pacientes y de las prestaciones sanitarias a la inmensa población que atiende el Hospital Posadas.

    A partir de la gestión del Dr. Pablo Bertoldi Hepburn médico otorrinolaringólogo con antecedentes asistenciales en el PAMI), el plantel profesional del Posadas sufrió una precarización extrema: el 75% del plantel de 900 profesionales médicos, y otros integrantes del equipo de salud, mantenían una relación “como contratados “y una homologación salarial fija e inamovible con la planta permanente. Por otra parte, cerca de 300 profesionales trabajaban a la par de sus colegas como “monotributistas” (cobro de honorarios por tarea realizada) sin ningún tipo de relación de estabilidad laboral. Al mismo tiempo -y haciendo caso omiso a Decretos y Resoluciones Ministeriales (por ejemplo el Convenio Colectivo de Trabajo)- no se cubrieron las casi 300 vacantes vigentes en el Hospital Posadas al día de la fecha.

    En simultáneo, y siguiendo órdenes estrictas de Bertoldi, el director de Recursos Humanos, el abogado Leonardi, negó las promociones de categoría y grado a los profesionales; esta situación produjo un deterioro salarial del 30%, que sumados al aumento salarial otorgado por el Gobierno del 12.4% (rechazado por la Femeca en la paritaria sectorial) deterioró en forma contundente el salario del sector más altamente calificado: el prestador de servicios de salud.

    Finalmente la inacción del Dr. Bertoldi frente a temas centrales como la estructura del hospital, el armado del nomenclador de puestos de trabajo y la falta de concursos para jefaturas de servicios y direcciones transformó a un hospital de alta complejidad en un conglomerado de irregularidades en su funcionamiento, de precarización laboral, de improvisación y de falta de planificación.

    Hoy el objetivo es achicar el Estado. En este contexto, el recurso humano altamente calificado es un gasto y la precariedad laboral necesaria para la arbitrariedad. Finalizar contratos es la herramienta para el disciplinamiento.

    Otra estrategia de la que echan mano es la transformación del Ministerio de Salud en una secretaría. Esto implica: menos presupuesto, menos capacidad para decidir, menos posibilidad de negociar. Podrán argumentarse muchas razones, pero claramente la causa vuelve a ser el achique del Estado y el desinterés por la salud de la comunidad.

    La población merece y necesita acciones por parte del Gobierno que garanticen una atención de la salud de calidad.